Contenido capazo nº104

 

cabecera capazoCAPAZO Nº 104

 

EL TEMA DEL MES

¿Primavera europea? El último Eurobarómetro estándar muestra un creciente optimismo

mapapersonas

Un año después del referéndum en el Reino Unido, una creciente mayoría de los ciudadanos de la UE son optimistas sobre el futuro de la Unión Europea.

Asimismo, el número de europeos que se muestra optimista sobre el estado de su economía nacional se acerca a la mayoría. La confianza en la Unión Europea va en aumento; está en su nivel más alto desde 2010, y hay que remontarse hasta 2004 para encontrar un apoyo al euro tan fuerte. Además, en once países no pertenecientes a la UE que han formado parte de la encuesta por primera vez, la mayoría de los encuestados tienen una opinión positiva de la Unión. Estas son algunas de las principales conclusiones del último Eurobarómetro estándar, publicado hoy con la encuesta Flash del Eurobarómetro en la que se recaban puntos de vista sobre el futuro de Europa desde fuera de la UE [Future of Europe – Views from outside the EU].

 

LA UE AL DÍA

 

CONVOCATORIAS Y PROPUESTAS

 

ACTIVIDADES

GIRASOL PIE CAPAZO gris

 

 

 

 


 

TEMA DEL MES

 

¿Primavera europea? El último Eurobarómetro estándar muestra un creciente optimismo

 

mapapersonas

Un año después del referéndum en el Reino Unido, una creciente mayoría de los ciudadanos de la UE son optimistas sobre el futuro de la Unión Europea.

Asimismo, el número de europeos que se muestra optimista sobre el estado de su economía nacional se acerca a la mayoría. La confianza en la Unión Europea va en aumento; está en su nivel más alto desde 2010, y hay que remontarse hasta 2004 para encontrar un apoyo al euro tan fuerte. Además, en once países no pertenecientes a la UE que han formado parte de la encuesta por primera vez, la mayoría de los encuestados tienen una opinión positiva de la Unión. Estas son algunas de las principales conclusiones del último Eurobarómetro estándar, publicado con la encuesta Flash del Eurobarómetro en la que se recaban puntos de vista sobre el futuro de Europa desde fuera de la UE [Future of Europe – Views from outside the EU].

I. Optimismo sobre el futuro de la Unión Europea y el estado de las economías nacionales

El futuro de la Unión Europea: la mayoría de los europeos se muestran optimistas y su confianza en las instituciones de la UE es cada vez mayor

La mayoría de los europeos (56 %) se muestran optimistas sobre el futuro de la UE, lo que supone un aumento de seis puntos porcentuales (p.p.) en comparación con el otoño de 2016. Los aumentos más significativos se observan en Francia (55 %, + 14 p.p. desde el pasado otoño), Dinamarca (70 %, + 13 p.p.) y Portugal (64 %, + 10 p.p.).

La confianza en la UE sigue en aumento y asciende a un 42 % (sube desde un 36 % en el otoño de 2016 y un 32 % en el otoño de 2015). Aumentó, sobre todo, en Francia (41 %, + 15 p.p.), en Dinamarca (56 %, + 11 p.p.) y en Estonia (55 %, + 11 p.p.). También ha aumentado 10 puntos en Alemania, llegando a un 47 %.

Al igual que en las dos encuestas anteriores, de primavera y otoño de 2016, también han aumentado los niveles de confianza en los Parlamentos y en los Gobiernos nacionales, que llegan hasta un 36 % y un 37 % respectivamente, pero quedan todavía por debajo de los niveles de confianza en la UE.

Un 40 % de los europeos tiene una imagen positiva de la UE (+ 5 p.p. desde el otoño de 2016) y ha aumentado en veinticuatro Estados miembros el número de encuestados con una imagen positiva, especialmente en Francia (40 %, + 11 p.p.), Dinamarca (42 %, + 10 p.p.) y Luxemburgo (57 %, + 10 p.p.).

Por último, un 68 % de los europeos se siente ciudadano de la UE, el nivel más alto registrado en este indicador.

La economía: sensaciones más positivas y un fuerte apoyo al euro

Cerca de la mitad de los ciudadanos europeos piensa que la actual situación de su economía nacional es «buena» (46 %, + 5 p.p. desde el otoño de 2016). Esta proporción ha aumentado significativamente en los últimos años (+ 20 p.p. desde la primavera de 2013; + 26 p.p. desde la primavera de 2009).

Aunque todavía persisten grandes diferencias entre los Estados miembros, las valoraciones positivas de la situación de las economías nacionales van ganando terreno en veintidós Estados miembros, en particular en Finlandia (59 %, + 19 p.p.), Portugal (33 %, + 18 p.p.), Bélgica (60 %, + 11 p.p.) y Hungría (41 %, + 11 p.p.).

En la zona euro, cerca de tres cuartas partes de los encuestados apoyan el euro (73 %, + 3 p.p.), la puntuación más alta desde el otoño de 2004. En seis países un 80 %, o más, de los encuestados apoya el euro: Eslovaquia, Alemania, Estonia, Irlanda, Eslovenia y Luxemburgo.

II. Por primera vez, el terrorismo se considera como el reto principal al que se enfrenta la UE

El terrorismo es ahora prioritario en las cuestiones que los ciudadanos señalan como retos a los que se enfrenta actualmente la UE (44 %, + 12 p.p. desde otoño de 2016). La inmigración, que es la segunda principal preocupación desde la primavera de 2015, es ahora el segundo reto más mencionado (38 %, – 7 p.p.). Está muy por encima de la situación económica (18 %, – 2 p.p.), el estado de las cuentas públicas de los Estados miembros (17 %, sin cambios) y el desempleo (15 %, – 1 p.p.). El terrorismo es la principal preocupación para la UE en veintiún Estados miembros, mientras que en el otoño de 2016 este solo era el caso en un único país. El terrorismo y la inmigración se mencionan como los principales retos en todos los países, excepto en Portugal y Suecia.

A nivel nacional, las principales preocupaciones son el desempleo (29 %, – 2 p.p.) y la inmigración (22 %, – 4 p.p.), aunque ambas están disminuyendo. La salud y la seguridad social ocupan ahora el tercer puesto (20 %, + 2 p.p.), seguidas del terrorismo, para el que el aumento ha sido considerable (19 %, + 5 p.p.). La situación económica, que fue la principal preocupación a nivel nacional en el otoño de 2011, ocupa ahora el quinto lugar (16 %, – 3 p.p.).

III. La encuesta Future of Europe – Views from outside the EU

Por primera vez, la encuesta del Eurobarómetro ha evaluado la imagen de la Unión en once países no pertenecientes a la UE (Australia, Brasil, Canadá, China, los Estados Unidos de América, la India, Japón, Noruega, Rusia, Suiza y Turquía). Estos países representan el 49 % de la población y el 61 % del PIB mundiales. De entre estos países, en los tres más poblados (China, la India y EE. UU.), al menos tres cuartas partes de los encuestados tienen una opinión positiva de la UE.

Los encuestados de la mayoría de los países en los que se hizo la encuesta tienen una opinión positiva de la UE: 94 % en Brasil, 84 % en China, 83 % en la India, 76 % en Japón, 79 % en Canadá, 75 % en EE. UU., 67 % en Australia y 54 % en Turquía. Al mismo tiempo, los encuestados de países cercanos a la UE (Rusia, Noruega y Suiza) tienden a tener sentimientos encontrados (entre el 43 % y el 46 % tienen una opinión positiva de la UE).

La encuesta también muestra que en los países encuestados la UE se percibe globalmente como «un lugar estable en un mundo turbulento», con importantes diferencias: desde el 82 % en la India hasta el 49 % en Turquía piensan así; sin embargo, este no es el caso en Rusia, donde solo el 33 % comparte esta opinión y el 61 % opina lo contrario.

Más información:

 

 

 

 

 


LA UE AL DÍA

 

La pérdida de biodiversidad pone en peligro nuestra subsistencia

 

inundacion

El CESE da la señal de alarma en medio de un verano de fuertes tormentas, corrimientos de tierras y otros fenómenos meteorológicos. Hasta el momento, varias propuestas del CESE para mejorar la protección de la naturaleza no han encontrado reacción alguna por parte de la Comisión ni de los Estados miembros. «Hacemos un nuevo llamamiento a la Comisión y los Estados miembros para que garanticen una aplicación rápida y coherente de la estrategia en favor de la biodiversidad, especialmente de la Directiva relativa a las aves y los hábitats y la Directiva sobre el agua como medio importante para la protección de la biodiversidad», afirma el CESE, haciendo referencia a su Dictamen sobre la política de biodiversidad de la UE.

Natura 2000 – tras veinte años, el CESE aboga por un presupuesto específico

La red Natura 2000 se basa principalmente en la Directiva sobre hábitats, con especial protección de las áreas para aves con arreglo a la Directiva sobre aves. Su finalidad es preservar la flora y la fauna, así como los biotopos únicos, de las zonas designadas. Esta red debería haberse completado en 1995. Ahora, en 2017, se han designado finalmente casi todos los espacios Natura 2000 -con una extensión aproximada del 18 % de la superficie de la UE-, pero muchos de los espacios no cuentan aún con una garantía jurídica de carácter permanente y solo alrededor de la mitad de ellos dispone de planes de gestión. El CESE considera que uno de los principales motivos del retraso en conseguir los objetivos originales reside en la financiación de las zonas Natura 2000, que casi exclusivamente corre a cargo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER). Los expertos estiman que se necesitan unos 10 000 millones de euros al año, en particular para compensar a los propietarios por sus pérdidas o pagar por servicios especiales. «La protección de la naturaleza es un bien público y no debe llevarse a cabo a expensas de los propietarios de los terrenos», afirma el CESE.

La biodiversidad es una cuestión transversal: la reforma de la PAC debe tomarla en consideración.

Los polinizadores, los biorreductores y muchas otras especies no puedan ser protegidos con la simple designación de espacios protegidos. También es necesario incluir la biodiversidad en otras políticas, especialmente en el sector agrario. Es principalmente este sector -como subrayan acertadamente la Comisión y el Consejo- el que provoca los niveles más altos de presión sobre los ecosistemas terrestres.

Las incoherencias en las políticas de la UE no se limitan a la política agrícola, sino que también cabe señalar la falta de aplicación y de acción concentrada en otras áreas políticas. En opinión del CESE, la biodiversidad es comparable a la protección del clima, que debería considerarse en todas las políticas. No solo se trata de la conservación de las especies animales y vegetales, sino de las mismísimas condiciones de la existencia humana y, por consiguiente, debería ser una cuestión transversal.

En cuanto a la protección de la biodiversidad, el CESE subraya que no hay escasez de leyes, reglamentos, declaraciones políticas y recomendaciones en la UE.

Más información:

 

 

 

 

Integración de los gitanos: Es necesario un mayor esfuerzo para mejorar su acceso a la educación y el empleo

 

gitanos

La Comisión ha publicado los resultados de una evaluación de la forma en que los Estados miembros están poniendo en práctica sus estrategias nacionales de integración de los gitanos.

En esta evaluación se destaca cómo ha evolucionado la situación de los gitanos desde 2011. En general, la situación va mejorando lentamente; por ejemplo, hoy existe un mayor índice de participación de los gitanos en la educación en la primera infancia y la tasa de abandono escolar prematuro está disminuyendo. Por otra parte, la evaluación muestra asimismo que el 80 % de los gitanos se encuentra todavía en una situación de riesgo de pobreza; si bien, esta cifra es inferior a la de 2011.

El Marco Europeo de Estrategias Nacionales de Integración de los Gitanos ha colocado la integración de los gitanos en un lugar prioritario dentro de los programas políticos nacionales y ha contribuido a establecer los objetivos, estructuras, financiación y supervisión necesarios a fin de mejorar su integración en toda Europa.

Sin embargo, en los ámbitos de la educación, el empleo, la sanidad y la vivienda, tal y como revela la evaluación, las mejoras se han caracterizado por su disparidad y moderación.

  • Educación. Ha aumentado la participación de los niños gitanos en educación infantil y atención a la infancia (el 53 % en 2016, frente al 47 % de 2011), especialmente en España, Eslovaquia, Bulgaria, Hungría y Rumanía, y se ha reducido la tasa de abandono escolar (el 68 % en 2016, frente al 87 % en 2011). Estas cifras siguen siendo demasiado elevadas y la segregación en materia educativa todavía representa un problema en algunos países; en Eslovaquia, Hungría y Bulgaria, más del 60 % de los niños gitanos está separado de los otros niños.
  • Empleo. El número cada vez mayor de jóvenes gitanos que ni trabajan, ni reciben educación o formación (el 63 % en 2016, frente al 56 % de 2011) es una señal alarmante de que la transición de la educación al empleo y otros ámbitos no es eficaz. De hecho, esta tasa ha aumentado en España, Eslovaquia, Rumanía, Chequia y Hungría.
  • Sanidad. La falta de cobertura básica de seguro médico sigue siendo grave en varios Estados miembros. Ello es así, por ejemplo, en Bulgaria y Rumanía, donde la mitad de la población gitana no dispone de cobertura básica de seguro médico.
  • Vivienda: El acceso de los hogares gitanos a los servicios básicos (agua corriente y electricidad) está mejorando, especialmente en Bulgaria, Rumanía, Eslovaquia y Chequia, pero la población gitana de Portugal, Chequia y España sufre una discriminación cada vez mayor en lo relativo al acceso a la vivienda, incluida la vivienda social.

La Comisión insta a la realización de esfuerzos mayores y más coordinados entre los ámbitos local, nacional y de la Unión. Entre estos esfuerzos figura la creación de plataformas nacionales de integración de los gitanos, por ejemplo, plataformas que reúnan a todos estos interlocutores con el fin de racionalizar la colaboración con las comunidades gitanas. Los Estados miembros deben dar prioridad a la lucha contra la discriminación y el antigitanismo y centrarse en la integración de los jóvenes, mujeres y niños gitanos.

Siguientes etapas

Sobre la base de la evaluación que se publicada, la Comisión definirá la estrategia de integración de los gitanos para después de 2020, atendiendo al llamamiento de los Estados miembros.

Asimismo, ha puesto en marcha una evaluación de la eficacia, pertinencia y valor añadido del Marco Europeo de Estrategias Nacionales de Integración de los Gitanos. Todos los ciudadanos, organizaciones, instituciones y demás partes interesadas están invitados a expresar sus puntos de vista en la consulta pública que finaliza el 25 de octubre de 2017.

Más información:

  • Evaluación intermedia de 2017 del Marco Europeo de Integración de los Gitanos y documento de trabajo de los servicios de la Comisión
  • Llamamiento del Consejo en favor de un planteamiento estratégico europeo de integración de los gitanos para después de 2020
  • Más información sobre la población gitana en la UE

 

 

 

 

La UE: líder mundial en la ayuda a los afectados por las crisis

 

ayudaue

Cuando algún país se enfrenta a una catástrofe natural, como un incendio forestal, una inundación o un terremoto, o necesita asistencia urgente debido a otro tipo de crisis, la UE dispone de toda una gama de instrumentos de financiación y de respuesta de emergencia para ayudar.

Dentro de la Unión Europea: ayudar a la ciudadanía y a los Estados miembros en la propia Unión

Mecanismo de Protección Civil de la UE

Cuando las capacidades nacionales para responder a una catástrofe natural no bastan, los países europeos suelen mostrar la solidaridad que les une enviándose ayuda, por ejemplo especialistas, equipos y material como vehículos o aviones, durante la fase de respuesta de emergencia.

Para ello se sirven del Mecanismo de Protección Civil de la UE, que este verano ya se ha activado en nada menos que ocho ocasiones para ayudar a los países afectados por los incendios forestales, en concreto a Italia, Francia, Portugal, Albania y Montenegro.

  • El Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias (CECRE) es el centro especializado de la Comisión Europea en la materia. Funciona las 24 horas del día, todos los días del año, y coordina la ayuda paneuropea a través del Mecanismo de Protección Civil, velando por que todos los Estados participantes en el Mecanismo sean informados rápidamente de las necesidades de un país afectado por una crisis. La decisión de activar el Mecanismo no la toma la Comisión, sino las autoridades nacionales del país afectado.

  • El Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea facilita y cofinancia el transporte de ayuda a la zona afectada.

  • El Mecanismo de Protección Civil de la UE facilita la cooperación en materia de respuesta a las catástrofes en 34 Estados europeos (los 28 Estados miembros de la UE, Islandia, la antigua República Yugoslava de Macedonia, Montenegro, Noruega, Serbia y Turquía). Estos Estados participantes mancomunan recursos que pueden ponerse a disposición de los países afectados por catástrofes en todo el mundo.

  • Desde su puesta en marcha en 2001, el Mecanismo de Protección Civil de la UE ha realizado un seguimiento de más de 400 catástrofes y ha recibido casi 300 solicitudes de ayuda. Ha intervenido en algunas de las catástrofes más devastadoras que se han registrado en el planeta, como las inundaciones en Serbia y Bosnia y Herzegovina (2014), el brote de ébola en África Occidental (2014), el conflicto en Ucrania (2014), el terremoto en Nepal (2015), el conflicto en Irak (2016) y el huracán «Matthew» en Haití (2016).

Financiación de la UE para la reconstrucción después de una catástrofe natural

A través de la concesión de financiación, la UE ayuda a los ciudadanos y Estados miembros que se ven afectados por alguna catástrofe natural.

  • El Fondo de Solidaridad de la UE se creó para expresar la solidaridad europea con las regiones afectadas por alguna catástrofe en los Estados miembros y en los países que están negociando su adhesión a la Unión. Fue creado a raíz de las graves inundaciones acaecidas en Europa Central en el verano de 2002. Desde entonces, se ha utilizado en 76 catástrofes, entre ellas inundaciones, incendios forestales, terremotos, tormentas y sequías. Hasta ahora se ha prestado apoyo a 24 países, con un importe de más de 5 000 millones EUR.

  • El Fondo complementa el gasto público que los Estados miembros destinan a financiar operaciones esenciales de emergencia tales como: el restablecimiento del funcionamiento de las infraestructuras esenciales (energía, agua, transporte, telecomunicaciones, salud y educación); la provisión de alojamiento temporal y los servicios de emergencia necesarios para satisfacer las necesidades inmediatas de la población; el afianzamiento de las infraestructuras de prevención, como presas y diques; medidas de protección del patrimonio cultural u operaciones de limpieza.

  • Recientemente se ha propuesto destinar a Italia, tras los terremotos que asolaron el país en 2016 y 2017, el mayor importe nunca antes contemplado al amparo del Fondo de Solidaridad de la UE (1 200 millones EUR).

  • Además, ahora (desde julio de 2017) los Estados miembros pueden activar un régimen de apoyo especial de la UE, que permite aumentar hasta el 95 % el porcentaje de cofinanciación de la UE al amparo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) para financiar obras de reconstrucción relacionadas con alguna catástrofe natural. Ese régimen especial de apoyo de la UE puede activarse desde el primer día de una catástrofe, y para cualquier catástrofe que haya tenido lugar desde el comienzo del actual período de programación, es decir, el 1 de enero de 2014. Por tanto, puede completar el apoyo del Fondo de Solidaridad de la UE de manera que la ayuda de la Unión llegue de manera rápida y eficiente a las regiones en dificultades.

Por último, la Comisión está dispuesta a modificar los programas de la política regional, previa solicitud de las autoridades nacionales y dentro del margen de flexibilidad de las normas existentes, a fin de responder a las nuevas prioridades que surjan sobre el terreno. Por ejemplo, el programa para la región central de Portugal se ha modificado y la financiación se ha reorientado con el objetivo de restablecer las infraestructuras vitales e impulsar la regeneración de la actividad económica en la región tras los incendios forestales registrados en junio de 2017.

Ayuda de emergencia dentro de la UE para la crisis de los refugiados

Desde 2016, la Comisión Europea puede utilizar el Instrumento de Ayuda de Emergencia para financiar la concesión de ayuda humanitaria en el territorio de la UE. Hasta 2018 se movilizarán hasta 700 millones EUR de financiación de la UE a través de organizaciones asociadas, como las agencias de las Naciones Unidas, la Cruz Roja y organizaciones no gubernamentales. Hasta ahora la UE ha proporcionado esta ayuda de emergencia a miles de refugiados en Grecia, contribuyendo a facilitarles alojamiento, alimentos y agua y velando por la protección de los menores refugiados.

La ayuda humanitaria de la Comisión complementa otros instrumentos de financiación de la UE que ya han proporcionado cuantiosos recursos financieros para la ayuda en Grecia, tales como el Fondo de Asilo, Migración e Integración (FAMI), el Fondo de Seguridad Interior (FSI), el Fondo de Ayuda Europea para las Personas Más Desfavorecidas (FEAD) y el Programa de Salud de la UE. Es complementario, asimismo, de la ayuda material que ofrecen voluntariamente los Estados participantes en el Mecanismo de Protección Civil de la UE.

La solidaridad de la UE en acción: el Cuerpo Europeo de Solidaridad

En Europa, el recién creado Cuerpo Europeo de Solidaridad brinda la posibilidad de ayudar a quienes más lo necesitan a los jóvenes europeos de entre 18 y 30 años, bien como voluntarios, o bien en el marco de un empleo o un período de prácticas. Apenas once meses después de que el presidente Juncker anunciara por primera vez la nueva iniciativa en su discurso de 2016 sobre el Estado de la Unión, más de 34 000 jóvenes se han unido al Cuerpo Europeo de Solidaridad. En marzo de 2017 se inició la búsqueda de correspondencias entre jóvenes y organizaciones; desde entonces se ha establecido contacto con unos 15 000 interesados y se ha colocado a 700, la mayoría de los cuales ya han iniciado sus tareas. Esta misma semana el primer grupo de voluntarios del Cuerpo Europeo de Solidaridad ha llegado a Nursia, Italia, para sumarse a los esfuerzos que se están llevando a cabo para reparar los daños y restablecer los servicios sociales de las entidades locales afectadas por los graves terremotos que asolaron la región hace un año. En total, en los próximos años 230 miembros del Cuerpo Europeo de Solidaridad prestarán apoyo a los municipios italianos afectados por los terremotos. El objetivo es que a finales de 2020 participen en el Cuerpo 100 000 jóvenes.

Fuera de la UE: líder mundial en materia de ayuda humanitaria y al desarrollo

Ayuda humanitaria de emergencia

Junto con los fondos proporcionados por los Estados miembros de la UE, la Unión Europea es el mayor donante del mundo de ayuda humanitaria. Se presta apoyo a quienes más lo necesitan en lugares como Siria y los países vecinos que acogen a un gran número de refugiados. También se destina ayuda a las personas desplazadas a la fuerza en África y otras zonas del mundo. Toda la ayuda humanitaria se proporciona de manera imparcial e independiente, a través de organizaciones internacionales y no gubernamentales, las Naciones Unidas y la Cruz Roja.

  • En conjunto, en 2016 la ayuda humanitaria sufragada con cargo al presupuesto de la UE proporcionó auxilio a más de 120 millones de personas afectadas por catástrofes naturales o conflictos en más de 80 países de todo el mundo.

  • En 2016, la Comisión Europea aprobó su mayor presupuesto para ayuda humanitaria (2 100 millones EUR) para atender unas necesidades sin precedentes en todo el planeta.

  • Una gran parte de la ayuda humanitaria de la UE se destina a los refugiados y desplazados; en 2016, la Comisión Europea destinó más de 1 900 millones EUR de su presupuesto anual de ayuda humanitaria a proyectos de ayuda a los refugiados y desplazados internos en 56 países. Esta financiación abarca proyectos que facilitan a las personas desplazadas a la fuerza acceso a alojamiento, protección, alimentos y otros servicios básicos en los ámbitos de la salud, la nutrición, el agua, el saneamiento, la educación, etc. Habida cuenta de las crisis humanitarias sin precedentes registradas en 2016, la Comisión Europea dirigió la ayuda humanitaria a los más necesitados y vulnerables, y reforzó sus políticas de respuesta. En la primera Cumbre Humanitaria Mundial celebrada en mayo de 2016, la UE acogió con satisfacción la puesta en marcha del «Gran Pacto», para reorientar al menos 1 000 millones USD a lo largo de los próximos cinco años hacia la primera línea de acción humanitaria, donde más se necesita.

Los ciudadanos de la UE respaldan abrumadoramente la solidaridad europea: casi nueve de cada diez europeos creen que la ayuda humanitaria financiada por la UE es importante, según la última encuesta del Eurobarómetro.

La solidaridad de la UE en acción: «Voluntarios de ayuda de la UE»

La iniciativa «Voluntarios de Ayuda de la UE» reúne a voluntarios y organizaciones de distintos países, ofreciendo apoyo práctico a proyectos de ayuda humanitaria y contribuyendo a reforzar la capacidad local y la resiliencia de las comunidades afectadas por catástrofes en todo el mundo. Ofrece a los ciudadanos europeos la oportunidad de sumarse como voluntarios de la UE a proyectos humanitarios en todo el planeta, mostrando así su solidaridad con quienes más la necesitan; proporciona apoyo profesional por parte de voluntarios formados y adecuadamente cualificados a las comunidades afectadas por alguna catástrofe, capacitación para el personal local y los voluntarios de las organizaciones activas en ellas, y asistencia técnica a otras organizaciones con base en Europa para reforzar su capacidad de participación en la propia iniciativa. Los proyectos de voluntariado pueden durar entre uno y dieciocho meses. En total, 4 000 voluntarios participarán en los proyectos sobre el terreno durante los seis años de duración de la iniciativa.

Ayuda para el desarrollo a largo plazo

La UE también es el mayor donante de ayuda del mundo. La ayuda oficial al desarrollo proporcionada por la UE y sus Estados miembros ascendió a 75 500 millones EUR en 2016, lo que representa un aumento del 11 % en comparación con los niveles de 2015.

La UE destina su ayuda a las regiones más pobres del planeta y colabora con los países socios para reducir la miseria y mejorar la resiliencia. Lleva a cabo programas para empoderar a las mujeres y los jóvenes, mejorar la nutrición, la seguridad alimentaria y la asistencia sanitaria, crear puestos de trabajo y fomentar las energías renovables. Gracias a ello, los índices de escolarización de niños y niñas están batiendo récords y se está reduciendo el número de madres y niños que mueren por causas evitables.

La Unión Europea ha desempeñado un papel decisivo en la creación de distintas coaliciones muy ambiciosas mediante una serie de importantes acuerdos internacionales, que establecerán el marco global de sus acciones exteriores hasta 2030. Cabe citar, por ejemplo: la Agenda de Acción de Adís Abeba, un enfoque innovador de la financiación del desarrollo sostenible; la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible, de carácter global y aplicable en todo el planeta; el Marco de Sendai para el fortalecimiento prospectivo de las capacidades de reducción del riesgo de catástrofes y el primer compromiso jurídicamente vinculante a nivel mundial para luchar contra el cambio climático.

Más información:

 

 

 

Cuerpo Europeo de Solidaridad: Primeros voluntarios en Italia para ayudar a reconstruir las regiones afectadas por los terremotos

 

terremotoEl primer grupo de voluntarios del Cuerpo Europeo de Solidaridad llega a Nursia, Italia, para contribuir a los esfuerzos que se están llevando a cabo para reparar los daños y restablecer los servicios sociales de las comunidades locales afectadas por los graves terremotos que azotaron la región hace un año.

Los dieciséis jóvenes voluntarios del Cuerpo Europeo de Solidaridad —que participan en el proyecto «La juventud europea por Nursia», dirigido por la organización italiana Kora— ayudarán a reconstruir edificios históricos que sufrieron daños considerables a causa de los terremotos, incluidos la Basílica de San Benito y el Monasterio de los Benedictinos. También colaborarán con los jóvenes y las personas mayores de Nursia, organizando talleres, actividades al aire libre y acontecimientos culturales.

Los voluntarios llegados a Nursia proceden de Austria, España, Francia, Grecia, Hungría y Portugal. El proyecto en el que participan es uno de los tres proyectos incluidos en el Cuerpo Europeo de Solidaridad actualmente seleccionados para llevar a cabo actividades en las regiones italianas afectadas por terremotos. En septiembre de este año, otros miembros del Cuerpo Europeo de Solidaridad participarán en los dos proyectos restantes, dirigidos por la organización Arci Cultura Solidari y el municipio de Pescara, respectivamente. En total, de aquí a 2020, 230 miembros del Cuerpo Europeo de Solidaridad apoyarán a las comunidades italianas afectadas por los terremotos. Se han concedido 790 000 EUR a estos proyectos.

Más información

 

 

 

Hacia una cadena agroalimentaria más justa: la Comisión Europea pide colaboración

 

cadenagroalimentaria

La Comisión Europea lanza una consulta pública en toda la UE sobre cómo hacer que la cadena agroalimentaria de la Unión sea más justa.

Se invita a agricultores, ciudadanos y demás partes interesadas a que compartan sus opiniones sobre el funcionamiento de la cadena agroalimentaria a través de una consulta en línea que estará abierta hasta el 17 de noviembre.

Existen indicios de que el valor añadido de la cadena alimentaria no se reparte adecuadamente por todos sus niveles debido, entre otros, a las diferencias en la capacidad de negociación de los operadores pequeños y, consecuentemente, más vulnerables —entre los que se encuentran los agricultores y pequeños negocios— frente a los socios comerciales con un mayor poder económico y una mayor concentración.

La Comisión Europea desea recabar información que le permita evaluar la necesidad y la conveniencia de tomar medidas a escala de la UE para combatir o regular las prácticas comerciales desleales en lo referente a los productos agroalimentarios.

La Comisión también pretende evaluar el nivel de transparencia del mercado en toda la cadena y analizar las posibilidades de mejora. Teniendo en cuenta la necesidad de que exista un cierto nivel de competencia, la consulta ayudará a decidir si es necesario introducir nuevos regímenes de transparencia en el mercado de la Unión.

Finalmente, el cuestionario analiza el grado de interés en la cooperación de los productores y el uso de los denominados acuerdos de reparto de valor (consistentes en compartir los beneficios y las pérdidas comerciales derivados de la evolución de los correspondientes precios de mercado), que ya se están empleando en algunos sectores, como el azucarero.

La labor del Grupo operativo sobre mercados agrícolas como base de la consulta

La consulta está inspirada en la labor del Grupo operativo sobre mercados agrícolas (en inglés), creado por el Comisario Hogan en enero de 2016. El Grupo sugirió algunas formas concretas de reforzar la posición de los agricultores en la cadena agroalimentaria, y la consulta se basará en esta labor para documentar el posible trabajo de la Comisión en el futuro.

Con vistas a la realización de la consulta y la obtención de información, también se ha publicado una evaluación inicial de impacto en la que se detallan las distintas posibilidades de actuación, y se desarrollará una evaluación de impacto completa en torno a todas las iniciativas futuras destinadas a mejorar la cadena agroalimentaria.

Además, toda futura propuesta de la Comisión será coherente con el enfoque más general de simplificar y modernizar la política agrícola común.

Más información:

 

 

 

 

Diez años después del comienzo de la crisis: vuelta a la recuperación gracias a la intervención decisiva de la UE

 

BCE

La crisis financiera mundial empezó hace diez años y dio lugar a la peor recesión sufrida en la Unión Europea en sus seis decenios de historia. La crisis no empezó en Europa, pero las instituciones de la UE y los Estados miembros tuvieron que actuar resueltamente para contrarrestar su impacto y abordar las deficiencias de la creación inicial de la Unión Económica y Monetaria. Esta intervención decisiva ha dado su fruto: en la actualidad, la economía de la UE crece por quinto año consecutivo, el desempleo registra sus cifras más bajas desde 2008, los bancos son más fuertes, la inversión está repuntando y las finanzas públicas están más saneadas. La reciente evolución económica es alentadora, pero queda mucho por hacer para superar el legado de los años de crisis. La Comisión Europea está plenamente movilizada para que su Agenda en materia de empleo, crecimiento y justicia social arroje resultados.

Hace diez años, el 9 de agosto de 2007, BNP Paribas se convirtió en el primer gran banco en reconocer el impacto de su exposición a los mercados de hipotecas de alto riesgo en los Estados Unidos, al tener que inmovilizar fondos. En los años siguientes, lo que era inicialmente una crisis financiera y bancaria se convirtió en una crisis de deuda soberana, que afectó pronto a la economía real. La Unión Europea cayó en la peor recesión de su historia, que ha dejado profundas marcas en nuestros ciudadanos, las empresas y las economías de los Estados miembros.

En esta coyuntura adversa, las instituciones de la UE y los Estados miembros tomaron decisiones políticas enérgicas para contener la crisis, preservar la integridad del euro y evitar resultados aún peores. La UE ha trabajado para regular el sector financiero y mejorar la gobernanza económica; alentar nuevos marcos institucionales y jurídicos comunes; crear un cortafuegos financiero para la zona del euro; ayudar a los países que sufrían dificultades financieras; mejorar las finanzas públicas de los Estados miembros; llevar a cabo reformas estructurales y estimular la inversión; combatir el desempleo juvenil; mejorar la supervisión del sector bancario; aumentar la capacidad de las entidades financieras para hacer frente a los retos del futuro; y establecer métodos para gestionar y prevenir mejor posibles crisis.

Como resultado de estas actuaciones, la Unión Económica y Monetaria de Europa ha experimentado reformas considerables y la economía europea, y en particular la de la zona del euro, se ha recuperado. Esta recuperación europea es sostenida y el desempleo está disminuyendo de manera constante. El número de Estados miembros cuya moneda es el euro ha pasado de 12 a 19, y el euro es ahora la segunda divisa más importante del mundo. De los ocho Estados miembros de la UE que recibieron ayuda financiera, únicamente Grecia está todavía sometida a un programa, del que se prevé que salga a mediados del año 2018. Solo tres Estados miembros están sometidos a la vertiente correctora del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el llamado «procedimiento de déficit excesivo», frente a 24 en el momento más grave de la crisis. El Plan Juncker (Plan de Inversiones para Europa), que se puso en marcha en noviembre de 2014, está listo ahora para movilizar más de 225 000 millones de euros en todos los Estados miembros, el 72 % de los 315 000 millones de euros inicialmente previstos.

Pese a su solidez actual, la UEM sigue estando incompleta y la singladura del euro está en sus inicios. Desde el Informe de los cinco Presidentes, de junio de 2015, hasta el Documento de reflexión sobre la profundización de la Unión Económica y Monetaria, de mayo de 2017, se ha adoptado una gran cantidad de iniciativas en los últimos años para extraer las enseñanzas de la crisis y preparar a la UE para futuros retos.

Más información

 

 

 

 


CONVOCATORIAS Y PROPUESTAS

 

Ayuda para medidas de información en el ámbito de la política de cohesión de la UE

Convocatoria de propuestas. Ayuda para medidas de información en el ámbito de la política de cohesión de la UE. Fecha límite: 16 de octubre de 2017 | DOUE C 282/05, 26.8.2017

 

Apoyo a grupos de reflexión europeos y a organizaciones de la sociedad civil a escala europea

Convocatoria de propuestas EACEA 33/2017. Programa Europa con los ciudadanos 2014-2020. Subvenciones de funcionamiento. Apoyo estructural a los grupos de reflexión europeos y a las organizaciones de la sociedad civil a escala europea. Fecha límite: 18 de octubre de 2017 | DOUE C 282/05, 26.8.2017

 

Convocatorias de propuestas programa Centro Europeo de Investigación para 2018

Convocatorias de propuestas y actividades relacionadas en virtud del programa de trabajo del Centro Europeo de Investigación para 2018 con arreglo a Horizonte 2020, el Programa Marco de Investigación e Innovación (2014-2020). Fecha límite: 14 de noviembre de 2017 |  DOUE C 251/03, 2.8.2017

 


 

 


ACTIVIDADES

 

Nuevos proyectos Erasmus+

Iniciamos la recta final de este año con dos nuevos proyectos Erasmus+ en los que nuestra entidad participa como socia. El primero de ellos se trata de un Servicio Voluntario Europeo de un año de duración en Francia y el segundo un intercambio de jóvenes en Suecia.

Mutaliser Nos Differences, Francia. 1 de septiembre2017 a 31 de agosto 2018

Dos plazas para este Servicio Voluntario Europeo de un año de duración para trabajar con discapacitados en talleres educativos y recreacionales. Los/as voluntarios/as conviven con el equipo de profesionales que trabaja en el proyecto y con los usuarios en casas-residencia de la organización L’Arche de la Vallé.

Se trata del segundo año que participamos en el proyecto y, en esta ocasión, las participantes son dos jóvenes que no son de la comarca del Guadajoz.

Are You Out Yet, Suecia

Cuatro plazas en este seminario formativa en la organización Globala Kronoberg para aprender y poner en prácticas dinámicas de animación para fomentar la participación juvenil. En el participarán, además de los españoles, jóvenes procedentes de Suecia, Hungría, Italia, Bulgaria y Armenia.

Tercer año en el que participamos en este proyecto para el que próximamente realizaremos la selecciónde voluntarios.

FB 20160924 08 30 20 Saved Picture

 

 

 

      

     

 

Deja un comentario

Share via
Copy link
Powered by Social Snap