Contenido capazo nº 140

cabecera capazoCAPAZO Nº 140

EL TEMA DEL MES

Programa de trabajo de la Comisión para 2021: de la estrategia a los resultados

 

La Comisión ha adoptado su programa de trabajo para 2021, planeado para que Europa sea más sana, justa y próspera, acelerando al mismo tiempo la transformación a largo plazo de su economía en otra más ecológica y adaptada a la era digital. Contiene nuevas iniciativas legislativas en el ámbito de las seis grandes ambiciones de las orientaciones políticas de la presidenta Von der Leyen y enlaza con su primer discurso sobre el estado de la Unión. Además de cumplir los objetivos establecidos en este programa de trabajo, la Comisión seguirá esforzándose por lidiar con la crisis y aumentar la resiliencia de las economías y sociedades europeas.

LA UE AL DÍA

CONVOCATORIAS Y PROPUESTAS

ACTIVIDADES


 

 

 



TEMA DEL MES

Programa de trabajo de la Comisión para 2021: de la estrategia a los resultados

La Comisión ha adoptado su programa de trabajo para 2021, planeado para que Europa sea más sana, justa y próspera, acelerando al mismo tiempo la transformación a largo plazo de su economía en otra más ecológica y adaptada a la era digital. Contiene nuevas iniciativas legislativas en el ámbito de las seis grandes ambiciones de las orientaciones políticas de la presidenta Von der Leyen y enlaza con su primer discurso sobre el estado de la Unión. Además de cumplir los objetivos establecidos en este programa de trabajo, la Comisión seguirá esforzándose por lidiar con la crisis y aumentar la resiliencia de las economías y sociedades europeas.

Cumplimiento de nuestras prioridades

El programa de trabajo de la Comisión para 2021 prevé un cambio de la estrategia a la ejecución en las seis prioridades políticas. Confirma la determinación de la Comisión de liderar la doble transición ecológica y digital, la cual representa una oportunidad sin precedentes para salir de la fragilidad de la crisis y generar nueva vitalidad para la Unión.

  1. Un Pacto Verde Europeo

Para lograr una Europa climáticamente neutra de aquí a 2050, la Comisión presentará un paquete de medidas «objetivo 55» a fin de reducir un 55 % las emisiones, como mínimo, de aquí a 2030. Esto abarcará ámbitos de amplio alcance, desde las energías renovables hasta la eficiencia energética en primer lugar, la eficiencia energética de los edificios, el uso del suelo, la fiscalidad de la energía, el reparto del esfuerzo y el comercio de derechos de emisión. Un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono contribuirá a reducir el riesgo de fuga de carbono y garantizará la igualdad de condiciones al animar a los socios de la UE a aumentar su ambición climática. Además, la Comisión propondrá medidas para aplicar el plan de acción sobre la economía circular de Europa, la estrategia de biodiversidad de la UE y la estrategia «de la granja a la mesa».

  1. Una Europa adaptada a la era digital

Para hacer realidad esta década digital de Europa, la Comisión presentará una hoja de ruta con objetivos digitales para 2030 claramente definidos, relacionados con la conectividad, las capacidades y los servicios públicos digitales. Sus elementos centrales serán el derecho a la intimidad y la conectividad, la libertad de expresión, la libre circulación de datos y la ciberseguridad. La Comisión legislará en ámbitos como la seguridad, la responsabilidad, los derechos fundamentales y los aspectos relativos a los datos de la inteligencia artificial. Con el mismo propósito, propondrá un documento de identidad electrónico europeo. Otras iniciativas serán una puesta al día de la nueva estrategia industrial de Europa a fin de tener en cuenta las repercusiones del coronavirus, y una propuesta legislativa dirigida a mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de plataformas.

  1. Una economía al servicio de las personas

Para que la crisis sanitaria y económica no se convierta en una crisis social, la Comisión presentará un ambicioso plan de acción para aplicar plenamente el pilar europeo de derechos sociales, garantizando que nadie se quede atrás en la recuperación de Europa. La Comisión también presentará una nueva garantía infantil europea que garantice el acceso de todos los niños a servicios básicos como la sanidad y la educación. Para apoyar nuestras economías y reforzar la Unión Económica y Monetaria, revisará el marco de gestión de las quiebras bancarias de la UE, adoptará medidas para impulsar la inversión transfronteriza en la UE e intensificará la lucha contra el blanqueo de capitales.

  1. Una Europa más fuerte en el mundo

La Comisión velará por que Europa desempeñe su papel vital en este frágil mundo, en particular liderando la respuesta mundial para conseguir una vacuna segura y accesible para todos. Propondrá una Comunicación conjunta sobre el refuerzo de la contribución de la UE a un multilateralismo basado en normas, una asociación renovada con nuestros vecinos meridionales y una Comunicación sobre el Ártico. También se presentará un nuevo enfoque estratégico para apoyar el desarme, la desmovilización y la reintegración de antiguos combatientes. Una Comunicación sobre la ayuda humanitaria de la UE explorará nuevas formas de colaborar con nuestros socios y otros donantes.

  1. Promoción de nuestro modo de vida europeo

Frente a la COVID-19, la Comisión propondrá la creación de una Unión Europea de la Salud más fuerte, sobre todo mediante el refuerzo del papel de las agencias existentes y la creación de una nueva agencia de investigación y desarrollo avanzados en materia biomédica. Para preservar y mejorar su funcionamiento, se presentará una nueva estrategia sobre el futuro de Schengen. El nuevo pacto sobre migración y asilo se plasmará en una serie de propuestas de medidas sobre la migración legal, incluido un paquete sobre «talento y capacidades». Otros elementos son un plan de acción contra el tráfico ilícito de migrantes y una estrategia duradera de retorno voluntario y reintegración. La Comisión seguirá reforzando la Unión de la Seguridad, haciendo frente al terrorismo, la delincuencia organizada y las amenazas híbridas. También presentará una estrategia global de lucha contra el antisemitismo.

  1. Un nuevo impulso a la democracia europea

Para construir una unión de igualdad, la Comisión presentará nuevas estrategias sobre los derechos del niño y de las personas con discapacidad, así como una propuesta para luchar contra la violencia de género. También propondrá ampliar la lista de eurodelitos para incluir todas las formas de delitos motivados por el odio y de incitación al odio. La Comisión propondrá normas más claras sobre la financiación de los partidos políticos europeos y tomará medidas para proteger a los periodistas y a la sociedad civil frente a los litigios abusivos. Una visión a largo plazo para las zonas rurales propondrá medidas para aprovechar todo el potencial de estas regiones.

Teniendo en cuenta el carácter transformador y a largo plazo de las iniciativas planeadas, es más importante que nunca legislar de la manera que surta mayores efectos y pensando en el futuro. La próxima Comunicación sobre la mejora de la legislación hará nuevo hincapié en ello. Se centrará en la simplificación y la reducción de las cargas, concretamente mediante la introducción de un enfoque «uno por otro». La Plataforma «Preparados para el Futuro» apoyará a la Comisión en esta ambición, especialmente necesaria tras la pandemia de COVID-19. Para lograr resultados sobre el terreno, la Comisión también intensificará sus actividades de difusión, y la Conferencia sobre el Futuro de Europa desempeñará un papel central a este respecto.

En el anexo 1 del programa de trabajo para 2021, figura la lista completa de los 44 nuevos objetivos políticos clasificados según las seis ambiciones principales.

Próximas etapas

El programa de trabajo de la Comisión para 2021 es el resultado de una estrecha cooperación con el Parlamento Europeo, los Estados miembros y los órganos consultivos de la UE. La Comisión iniciará ahora conversaciones con el Parlamento y el Consejo para establecer una lista de prioridades conjuntas sobre las que los colegisladores acuerden actuar con rapidez.

Más información:


LA UE AL DÍA

El Consejo adopta una Recomendación sobre unas medidas más inclusivas para impulsar el empleo juvenil

El Consejo ha adoptado por unanimidad una Recomendación titulada «Un puente hacia el empleo: refuerzo de la Garantía Juvenil». El objetivo principal es apoyar mejor el empleo juvenil en toda la UE, en particular durante la pandemia de COVID-19, que ha elevado de nuevo las tasas de desempleo juvenil y aumentado el número de jóvenes que ni estudian, ni trabajan, ni reciben formación (ninis).

La nueva Garantía Juvenil reafirma el compromiso de los Estados miembros de la UE de establecer sistemas nacionales gracias a los cuales los jóvenes puedan recibir una oferta de empleo, educación, periodos de prácticas o de formación de aprendices en un plazo de cuatro meses tras quedar desempleados o acabar la educación formal. Además, la Recomendación amplía de 25 a 29 años el límite de edad para los jóvenes destinatarios y prevé una mayor inclusión de las personas pertenecientes a grupos vulnerables como los ninis, las mujeres jóvenes y las personas con discapacidad.

La Garantía Juvenil se aplicará a través de medidas de apoyo a escala nacional, regional y local, teniendo en cuenta las siguientes orientaciones:

  • inventario: determinación de los grupos destinatarios, los servicios disponibles, las necesidades en materia de capacidades y los jóvenes en riesgo de convertirse en ninis,
  • divulgación: campañas de información específicas entre los jóvenes y que lleguen a los ninis,
  • preparación: mejor elaboración de perfiles para establecer correspondencias entre las necesidades y las respuestas, asesoramiento y orientación, y mejora de las capacidades digitales y de otras capacidades importantes,
  • oferta: incentivos para el empleo, calidad y equidad de este y ayuda posterior a la colocación.

Las medidas previstas en la Recomendación se financiarán con cargo a fondos de la UE, como el Fondo Social Europeo Plus («FSE+»), y a inversiones de los Estados miembros. El Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y la Ayuda REACT-UE proporcionarán financiación adicional de la Unión para medidas de empleo juvenil.

La nueva Recomendación sustituye la Recomendación del Consejo, de 22 de abril de 2013, sobre el establecimiento de la Garantía Juvenil. La iniciativa ha contribuido a mejorar la vida de millones de jóvenes europeos. Desde 2014, más de cinco millones de jóvenes se han inscrito cada año en los sistemas de Garantía Juvenil, y de ellos, más de tres millones y medio aceptaron una oferta de empleo o accedieron a educación continua, a un periodo de prácticas o a formación de aprendices.

Más información:


Rebrote del coronavirus: la Comisión adopta nuevas medidas para reforzar la preparación y la respuesta en toda la UE

La Comisión Europea ha pueesto en marcha un conjunto de medidas adicionales para contribuir a limitar la propagación del coronavirus, salvar vidas y reforzar la resiliencia del mercado interior. Más concretamente, las medidas tienen por objeto comprender mejor la propagación del virus y la eficacia de la respuesta, intensificar la realización de pruebas específicas, reforzar el rastreo de contactos, mejorar los preparativos para las campañas de vacunación y mantener el acceso a suministros esenciales, como los equipos de vacunación, preservando al mismo tiempo la circulación de todos los bienes en el mercado único y facilitando la seguridad en los viajes. Aunque los Estados miembros están mejor preparados y trabajan de forma más coordinada que en los primeros meses de la pandemia, los ciudadanos, las familias y las comunidades de toda Europa siguen enfrentados a un riesgo sin precedentes para su salud y bienestar.

La Comunicación de la Comisión sobre medidas adicionales de respuesta a la COVID-19 establece los próximos pasos que deben adoptarse en ámbitos clave a fin de reforzar la respuesta de la Unión al repunte de los casos de COVID-19:

  1. Mejorar el flujo de información para permitir la toma de decisiones con conocimiento de causa

Garantizar una información precisa, exhaustiva, comparable y oportuna sobre los datos epidemiológicos, así como sobre la realización de las pruebas, el rastreo de contactos y la vigilancia de la salud pública, es esencial para hacer un seguimiento de la propagación del coronavirus a nivel regional y nacional. Para mejorar el intercambio de datos a escala de la Unión, la Comisión pide a los Estados miembros que faciliten todos los datos pertinentes al Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (CEPCE) y a la Comisión.

  1. Establecer pruebas de diagnóstico más eficaces y rápidas

Las pruebas de diagnóstico son una herramienta crucial para frenar la propagación del coronavirus. Para promover un enfoque común y la eficacia de las pruebas, la Comisión adopta una Recomendación sobre las estrategias para las pruebas de diagnóstico de la COVID-19, incluido el uso de pruebas rápidas de antígeno. Esa Recomendación establece los elementos clave que deben tenerse en cuenta en las estrategias para la realización de pruebas de diagnóstico nacionales, regionales o locales, tales como su alcance, los grupos a los que debe darse prioridad, cuestiones clave relacionadas con las capacidades y los recursos para tales pruebas, e indicaciones sobre cuándo resultan adecuadas las pruebas rápidas de antígeno. También pide a los Estados miembros que presenten estrategias nacionales para la realización de pruebas a mediados de noviembre, a más tardar. La Comisión está movilizando 100 millones EUR con cargo al Instrumento de Asistencia Urgente para adquirir directamente pruebas rápidas de antígeno y enviárselas a los Estados miembros. Paralelamente, la Comisión está poniendo en marcha un procedimiento de adquisición conjunta para garantizar un segunda posibilidad de acceder a tales pruebas. En caso de que los Estados miembros impongan a los viajeros que llegan la obligación de someterse a una prueba previa y en caso de que el país de origen no disponga de capacidad suficiente para realizar pruebas a los viajeros asintomáticos, deberá ofrecerse a estos la posibilidad de someterse a una prueba tras su llegada. En aquellos casos en que se requiere o se recomienda haber obtenido resultados negativos en las pruebas de COVID-19 para una actividad concreta, el reconocimiento mutuo de las pruebas es esencial, en particular en el contexto de los viajes.

  1. Aprovechar plenamente las aplicaciones de rastreo de contactos y de alerta a través de las fronteras

Las aplicaciones de rastreo de contactos y de alerta ayudan a romper las cadenas de transmisión. Hasta la fecha, los Estados miembros han desarrollado 19 aplicaciones nacionales de rastreo de contactos y de alerta, que han superado los 52 millones de descargas. La Comisión puso en marcha recientemente una solución para vincular las aplicaciones nacionales de toda la Unión a través de un servicio de pasarela europea (European Federation Gateway Service). Tres aplicaciones nacionales (de Alemania, Irlanda e Italia) se vincularon por primera vez el 19 de octubre, cuando el sistema pasó a estar disponible en línea, y durante las próximas semanas se unirán muchas más. En este momento existe un total de 17 aplicaciones nacionales basadas en sistemas descentralizados que pueden pasar a ser interoperables a través de ese servicio en las próximas fases, mientras que otras están todavía en fase de desarrollo. Todos los Estados miembros deben crear aplicaciones eficaces y compatibles y realizar un mayor esfuerzo en materia de comunicación para promover su utilización.

  1. Lograr una vacunación efectiva

El desarrollo y el despliegue de vacunas seguras y efectivas son esfuerzos prioritarios para poner fin a la crisis rápidamente. En el marco de la Estrategia de la UE para las vacunas contra la COVID-19, la Comisión está negociando acuerdos con productores de vacunas, a fin de que estas estén disponibles, tanto para los europeos como para el resto del mundo, tan pronto como se demuestre que son seguras y eficaces. Desde el momento en que estén disponibles, las vacunas deben distribuirse y desplegarse rápidamente a fin de obtener el máximo efecto. El 15 de octubre, la Comisión estableció las medidas clave que los Estados miembros deben adoptar para estar plenamente preparados, entre las que se incluye el desarrollo de estrategias nacionales en materia de vacunación. La Comisión establecerá un marco común de notificación y una plataforma para supervisar la eficacia de las estrategias nacionales en materia de vacunación. En noviembre de 2020, a fin de compartir las mejores prácticas, se presentarán las conclusiones de la primera revisión de los planes nacionales de vacunación.

  1. Lograr una comunicación eficaz con los ciudadanos

Una comunicación clara es un ingrediente esencial para que la respuesta en materia de salud pública sea exitosa, pues este éxito depende en gran medida del seguimiento de las recomendaciones sanitarias por parte de la población. Todos los Estados miembros deben relanzar campañas de comunicación destinadas a combatir la información falsa, engañosa y peligrosa que sigue circulando, así como para abordar el riesgo de «hartazgo de la pandemia». La vacunación es un ámbito específico en el que las autoridades públicas necesitan intensificar sus acciones para hacer frente a la desinformación y garantizar la confianza de los ciudadanos, ya que el sólido sistema europeo de autorización de vacunas no contemplará ninguna solución que ponga en riesgo la seguridad o la eficacia. No son las vacunas las que salvan vidas, sino la vacunación.

  1. Garantizar los suministros esenciales

Desde el principio de la pandemia, la Unión ha apoyado a los fabricantes para garantizar la disponibilidad de los medicamentos y equipos médicos esenciales. La Comisión ha puesto en marcha un nuevo procedimiento de adquisición conjunta de equipos médicos para la vacunación. Con el fin de ofrecer a los Estados miembros un acceso mejor y más barato a las herramientas necesarias para prevenir, detectar y tratar la COVID-19, la Comisión también amplía la suspensión temporal de los derechos de aduana y del IVA sobre la importación de equipos sanitarios procedentes de terceros países. Asimismo, propone que los hospitales y los profesionales médicos no tengan que pagar el IVA sobre las vacunas y los kits de prueba utilizados en la lucha contra el coronavirus.

  1. Facilitar la seguridad en los viajes

La libre circulación dentro de la Unión y el espacio sin fronteras Schengen son logros preciados de la integración europea, y la Comisión está trabajando con vistas a garantizar que los viajes por Europa sean seguros tanto para los viajeros como para sus conciudadanos:

  • La Comisión pide a los Estados miembros que apliquen plenamente la Recomendación adoptada por el Consejo relativa a un enfoque conjunto y coordinado de la restricción de la libre circulación. Los ciudadanos y las empresas quieren claridad y previsibilidad. Debe suprimirse cualquier otra medida de control en las fronteras interiores relacionada con la COVID-19.
  • La Agencia de Seguridad Aérea de la Unión Europea y el CEPCE están trabajando en un protocolo de realización de pruebas a los viajeros, que será utilizado por las autoridades sanitarias públicas, las compañías aéreas y los aeropuertos para contribuir a garantizar una llegada segura a los pasajeros. La Comisión también trabajará con los Estados miembros y las agencias en un enfoque común en cuanto a los sistemas de cuarentena, en el que se incluirán las aportaciones que el CEPCE presentará en noviembre.
  • Los formularios de localización de pasajeros ayudan a los Estados miembros a evaluar los riesgos de las llegadas y permiten el rastreo de contactos. El mes que viene, un proyecto piloto permitirá a los Estados miembros prepararse para la puesta en marcha y el uso de un formulario digital común de localización de pasajeros de la UE, que respetará plenamente la protección de datos.
  • Re-open EU proporciona información oportuna y precisa sobre las medidas sanitarias y las restricciones de viaje en todos los Estados miembros y en algunos terceros países. La Comisión pide a los Estados miembros que faciliten información precisa y actualizada para convertir Re-open EU en la ventanilla única de información sobre las medidas sanitarias y las posibilidades de viajar en toda la Unión. Se está desarrollando una aplicación móvil Re-open EU, que se pondrá en marcha en las próximas semanas.

En cuanto a las restricciones a los viajes no esenciales a la Unión desde terceros países, la Comisión presenta orientaciones sobre las categorías de personas consideradas esenciales y que, por ende, quedan exentas de dichas restricciones. Esas orientaciones ayudarán a los Estados miembros a aplicar de un modo coherente la Recomendación del Consejo sobre la restricción temporal de los viajes a la Unión. Asimismo, la Comisión anima una vez más a los Estados miembros a facilitar la reunificación de las personas que mantienen relaciones estables y proporciona ejemplos de justificantes que pueden utilizarse para tal fin.

  1. Ampliación de los corredores verdes

Desde marzo, la aplicación de los corredores verdes ha contribuido a mantener el suministro de bienes y el tejido económico de la Unión, sobre todo en lo que al transporte de mercancías por carretera se refiere, pues permiten atravesar las fronteras en menos de quince minutos. La Comisión propone ampliar el enfoque de los corredores verdes para garantizar que el transporte multimodal funcione eficazmente en ámbitos como el del transporte ferroviario, aéreo y marítimo de mercancías, y proporciona orientaciones adicionales para facilitar su aplicación en la práctica, en cuestiones como la documentación electrónica y la disponibilidad de puntos de reposo y repostaje. Los Estados miembros deben garantizar una libre circulación de mercancías sin fisuras en todo el mercado único.

Más información:

 


La Comisión desembolsa 17.000 millones de euros a Italia, España y Polonia a través de SURE

La Comisión Europea ha desembolsado un total de 17 000 millones de euros a Italia, España y Polonia en el primer tramo de la ayuda financiera a los Estados miembros prestada a través del instrumento SURE. Italia recibe 10 000 millones de euros, España 6 000 millones de euros, y Polonia 1 000 millones de euros. Cuando finalicen todos los desembolsos de SURE, Italia habrá recibido un total de 27 400 millones de euros, España 21 300 millones de euros, y Polonia 11 200 millones de euros.

Los importes —en forma de préstamos concedidos en condiciones favorables— ayudarán a estos Estados miembros a hacer frente a los repentinos aumentos del gasto público necesarios para preservar el empleo. Más concretamente, ayudarán a los Estados miembros a sufragar los costes directamente relacionados con la financiación de los regímenes nacionales de reducción del tiempo de trabajo y con medidas similares adoptadas en respuesta a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus, en particular para atender a los trabajadores autónomos.

El instrumento SURE puede facilitar a todos los Estados miembros ayudas financieras de hasta 100 000 millones de euros. A propuesta de la Comisión, el Consejo ha aprobado hasta la fecha 87 900 millones de euros en concepto de ayuda financiera a 17 Estados miembros a través de SURE. Los próximos desembolsos se efectuarán a lo largo de los próximos meses, tras las correspondientes emisiones de obligaciones.

Los desembolsos llegan tras la emisión inaugural por la Comisión de bonos sociales destinados a financiar el instrumento, que han suscitado gran interés entre los inversores.

Contexto

El 21 de octubre, la Comisión Europea hizo una emisión inaugural de obligaciones sociales por valor de 17 000 millones de euros a través del instrumento SURE. La emisión constaba de dos obligaciones, una de 10 000 millones EUR, que vence en octubre de 2030, y otra de 7 000 millones EUR, que vence en 2040. Este instrumento, que goza de una alta calificación crediticia, suscitó un interés muy grande entre los inversores, y los bonos registraron una sobresuscripción de 13 veces la oferta, lo que se traduce en unas condiciones de precio favorables. Las condiciones de empréstito de la Comisión son exactamente las mismas para los Estados miembros beneficiarios.

Las obligaciones que la UE emite a través de SURE tienen la etiqueta de bono social, lo que inspira confianza a los inversores en que los fondos movilizados servirán a un objetivo verdaderamente social.

Más información:

 


Una política agrícola común más verde, más justa y más solida

La futura política agrícola de la UE ha de ser más flexible, sostenible y resistente a las crisis, para evitar problemas de abastecimiento de alimentos en la Unión.

Los eurodiputados han aprobado su posición sobre la reforma de la política agrícola a partir de 2022. El equipo negociador del PE está listo para iniciar las negociaciones con los ministros de la Unión.

Hacia una política centrada en los resultados

Los eurodiputados respaldan un cambio de orientación para adaptar la política agrícola de la Unión a las necesidades de cada país concreto, pero insisten en mantener unas condiciones de competencia equitativas en toda la Unión. Los gobiernos nacionales tendrán que redactar planes estratégicos —que serán aprobados por la Comisión— detallando la forma en que piensan aplicar los objetivos de la UE sobre el terreno. La Comisión comprobará los resultados, y no solo que cumplan con la normativa europea.

Por un mejor desempeño ambiental en las explotaciones agrícolas de la UE

Los eurodiputados recalcan que los objetivos de los planes estratégicos deben alinearse con los compromisos sobre clima de París.

El Parlamento refuerza las prácticas obligatorias en materia de clima y medio ambiente, las conocidas como «normas de condicionalidad» que cada agricultor tiene que aplicar para poder optar a las ayudas directas. Además, los eurodiputados quieren que se dedique al menos el 35 % del presupuesto para desarrollo rural a todo tipo de medidas dirigidas a frenar la degradación del medio ambiente y el cambio climático. Al menos el 30 % del presupuesto para pagos directos se reservará para los regímenes ecológicos, que serán voluntarios pero podrán complementar la renta de los agricultores.

Los eurodiputados insisten en que cada Estado miembro implante servicios de asesoramiento agrícola y en que al menos el 30 % de los fondos europeos se destine a ayudar a los agricultores a combatir el cambio climático, gestionar los recursos naturales de forma sostenible y proteger la biodiversidad. También piden a los Estados miembros que incentiven a los agricultores para que reserven un 10 % de sus tierras a elementos paisajísticos beneficiosos para la biodiversidad, como los setos, los árboles no productivos o los estanques.

Menos ayudas para las grandes explotaciones, más apoyo para las pequeñas y los jóvenes agricultores

Los eurodiputados abogan por reducir progresivamente el máximo de los pagos directos a los agricultores que reciben más de 60 000 euros anuales y limitarlos a 100 000 euros anuales, pero los agricultores podrían deducir el 50 % de los sueldos relacionados con la agricultura del importe total antes de la reducción. Al menos el 6 % de los pagos directos nacionales deberá utilizarse para apoyar a los agricultores de pequeñas o medianas explotaciones, pero, si se utiliza más del 12 % el límite máximo pasará a ser voluntario.

Los Estados de la UE podrán usar al menos el 4 % del presupuesto que destinan a pagos directos para apoyar a los jóvenes agricultores. También podrán obtenerse ayudas del Fondo de Desarrollo Rural, y en este caso tendrán prioridad las inversiones de los jóvenes agricultores.

El Parlamento insiste en que las ayudas europeas han de reservarse para quienes ejerzan un mínimo de actividad agraria. Debe excluirse automáticamente a quienes gestionen aeropuertos, servicios ferroviarios, instalaciones de abastecimiento de agua, servicios inmobiliarios o instalaciones deportivas y recreativas permanentes.

Hamburguesas vegetarianas y escalopes de tofu: sin cambios en el etiquetado

Los eurodiputados rechazaron todas las propuestas dirigidas a reservar ciertas denominaciones a productos que contengan carne. Nada cambiará para los productos elaborados a partir de vegetales, que podrán seguir comercializándose con los nombres actuales.

Ayudar a los agricultores a lidiar con los riesgos y a capear las crisis

La Eurocámara reclama más medidas para ayudar a los agricultores a afrontar los riesgos y posibles crisis futuras. Quiere un mercado más transparente, una estrategia de intervención para cada producto agrícola y que las prácticas beneficiosas para el medio ambiente y la salud o el bienestar de los animales no estén sujetas a las normas sobre competencia. También pide que la reserva de crisis, que ayuda a los agricultores a resistir ante la inestabilidad de los precios o del mercado, deje de ser un instrumento ad hoc y se convierta en permanente, con presupuesto propio.

Sanciones más duras para los reincidentes y mecanismo europeo de reclamaciones

El Parlamento quiere aumentar las sanciones contra quienes incumplan reiteradamente las condiciones impuestas por la UE, por ejemplo, sobre medio ambiente o bienestar animal. La reincidencia costará a los agricultores una reducción del 10 % del importe total de los pagos (frente al 5 % actual).

También plantea que se cree un mecanismo europeo de reclamación ad hoc. El objetivo de este mecanismo sería proteger a los agricultores y a los beneficiarios rurales que sufran un trato injusto o estén en situación de desventaja ante las subvenciones de la UE, en los casos en que el gobierno nacional no haya tramitado bien su reclamación.

Resultados de las votaciones

El Reglamento sobre los planes estratégicos se aprobó por 425 votos a favor, 212 en contra y 51 abstenciones.

El Reglamento sobre la organización común de mercados recabó 463 votos a favor, 133 en contra y 92 abstenciones.

A favor del Reglamento sobre financiación, gestión y seguimiento de la PAC, por su parte, votaron 434 eurodiputados, 185 votaron en contra y 69 se abstuvieron.

Antecedentes

La política agrícola común (PAC), que vio la luz en 1962, fue reformada por última vez en el año 2013.

La actual normativa de la PAC expira el 31 de diciembre de 2020. Vendrán a sustituirla unas disposiciones transitorias hasta que se llegue a un acuerdo sobre la reforma de la PAC y este sea aprobado por el Parlamento y el Consejo.

La PAC representa el 34,5 % del presupuesto de la UE para 2020 (58 120 millones de euros). Cerca del 70 % del presupuesto de la PAC se destina a financiar la renta de entre seis y siete millones de explotaciones agrícolas de la UE.

Más información:

 


El Consejo adopta unas Conclusiones relativas a la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030
LInce Ibérico parado en un roca en España

El Consejo refrenda los objetivos de la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad para 2030 y los objetivos de protección y recuperación de la naturaleza recogidos en ella, cuya finalidad es encaminar la biodiversidad hacia la recuperación.

Los Estados miembros están hondamente preocupados por la tasa mundial de pérdida de biodiversidad y reconocen la necesidad de intensificar los esfuerzos haciendo frente a los factores directos e indirectos de la perdida de biodiversidad y naturaleza, como la sobreexplotación de los recursos naturales, el cambio climático, la contaminación, las especies exóticas invasoras y los usos del suelo y del mar. El Consejo destaca que la protección, conservación y recuperación de la biodiversidad y unos ecosistemas sanos y que funcionen adecuadamente contribuirán a impulsar nuestra resiliencia y a evitar la aparición y propagación de nuevas enfermedades.

Las conclusiones adoptadas brindan una orientación política en lo que respecta a la aplicación de la Estrategia.

En sus Conclusiones, el Consejo pide a la Comisión que integre los objetivos de la política de biodiversidad de la UE en las futuras propuestas legislativas pertinentes. También reitera la urgente necesidad de integrar plenamente estos objetivos en otros sectores, como la agricultura, la pesca y la silvicultura, y de garantizar una aplicación coherente de las medidas de la UE en esos ámbitos.

El Consejo acoge con satisfacción el objetivo de que se cree una red coherente de espacios protegidos bien gestionados y de que se proteja, como mínimo, un 30% de la superficie terrestre de la UE y un 30% de la superficie marítima de la UE. El Consejo hace hincapié en que los Estados miembros deben alcanzar dicho objetivo de manera colectiva, participando todos ellos en esta labor conjunta y teniendo en cuenta las condiciones nacionales. Esta red debe basarse en la red Natura 2000 y complementarse con las nuevas designaciones de los Estados miembros.

El Consejo reafirma que es necesario mostrar más ambición en lo que respecta a la recuperación de la naturaleza, tal como se propone en el Plan de Recuperación de la Naturaleza de la UE, y espera una propuesta de la Comisión para la fijación de objetivos jurídicamente vinculantes en materia de recuperación de la naturaleza, supeditada a una evaluación de impacto.

El Consejo subraya que el nuevo marco europeo de gobernanza de la biodiversidad debe respetar el principio de subsidiariedad y que todas las propuestas pertinentes deben elaborarse y desarrollarse en cooperación con los Estados miembros.

El Consejo reafirma la determinación de la UE de predicar con el ejemplo en la lucha contra la crisis mundial de la biodiversidad y en el desarrollo de un nuevo y ambicioso marco mundial de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica de 2021.

Además, los Estados miembros quieren que una parte significativa del 30% del presupuesto de la UE y de los gastos de «Next Generation EU» dedicados a la acción por el clima se inviertan en soluciones basadas en la biodiversidad y la naturaleza que fomenten la biodiversidad.

Más información:

 

La situación económica es la principal preocupación de los ciudadanos de la UE en el contexto de la pandemia de coronavirus según el Eurobarómetro de julio-agosto

En un período turbulento marcado por la pandemia de coronavirus, la confianza en la UE se mantiene estable y los europeos confían en que la UE adoptará en el futuro las decisiones adecuadas en respuesta a la pandemia. Según la nueva encuesta Eurobarómetro estándar publicada hoy, los ciudadanos europeos consideran que la situación económica, la situación de las finanzas públicas de los Estados miembros y la inmigración son las tres principales preocupaciones a escala de la UE. La situación económica es también la principal preocupación a nivel nacional, seguida de la salud y el desempleo.

En el nuevo Eurobarómetro realizado en julio y agosto, la preocupación por la situación económica se refleja en la percepción del estado actual de la economía. El 64% de los europeos considera que la situación es «mala» y el 42% piensa que la economía de su país se recuperará de los efectos adversos del brote de coronavirus «en 2023 o más tarde».

Los europeos están divididos (45 % «satisfechos» frente a un 44 % «insatisfechos») en relación con las medidas adoptadas por la UE para luchar contra la pandemia. Sin embargo, el 62% afirma confiar en que la UE adoptará las decisiones adecuadas en el futuro, y el 60% sigue siendo optimista con respecto al futuro de la UE.

  1. Confianza e imagen de la UE

La confianza en la Unión Europea se ha mantenido estable desde el otoño de 2019, en un 43 %, a pesar de las fluctuaciones de la percepción pública durante la pandemia. Por otra parte, la confianza en los gobiernos y parlamentos nacionales ha aumentado (40 %, + 6 puntos porcentuales, y 36 %, + 2 puntos porcentuales, respectivamente).

En quince Estados miembros, una mayoría de encuestados afirma confiar en la UE, registrándose los niveles más altos en Irlanda (73 %), Dinamarca (63 %) y Lituania (59 %). Los niveles más bajos de confianza en la UE se registran en Italia (28 %), Francia (30 %) y Grecia (32 %).

La proporción de encuestados con una imagen positiva de la UE es la misma que la que tiene una imagen neutra (40 %). El 19 % de los encuestados tiene una imagen negativa de la UE (- 1 punto porcentual).

En trece Estados miembros de la UE, una mayoría de encuestados tiene una imagen positiva de la UE, registrándose los niveles más altos en Irlanda (71 %), Polonia y Portugal (ambos con el 55 %). En otros trece Estados miembros, los encuestados tienen una imagen predominantemente neutra de la UE, registrándose las proporciones más altas en Malta (56 %), España, Letonia y Eslovenia (todos ellos con el 48 %).

 

  1. Principales preocupaciones a nivel nacional y de la UE

Más de un tercio (35 %) de todos los ciudadanos encuestados mencionaron la situación económica como el problema más acuciante al que se enfrenta la UE, lo que supone un fuerte aumento de 16 puntos porcentuales desde el otoño de 2019 y un ascenso desde la tercera a la primera preocupación. La preocupación por la situación económica no había sido tan elevada desde la primavera de 2014.

Los europeos también están cada vez más preocupados por la situación de las finanzas públicas de los Estados miembros (23 %, + 6 puntos porcentuales, el nivel más alto desde la primavera de 2015), que pasa del quinto al segundo lugar para colocarse al mismo nivel que la inmigración (23 %, -13 puntos porcentuales), posicionándose esta última en el nivel más bajo desde el otoño de 2014.

En medio de la pandemia de coronavirus, la salud (22 %, nuevo elemento) es la cuarta preocupación más mencionada a escala de la UE. La cuestión del medio ambiente y el cambio climático ha perdido terreno, bajando 8 puntos porcentuales hasta el 20 %, seguida del desempleo (17 %, + 5 puntos porcentuales).

Del mismo modo, la situación económica (33 %, + 17 puntos porcentuales) ha superado a la salud como la cuestión más importante a nivel nacional, pasando de la séptima a la primera posición. Aunque en segundo lugar, la salud ha experimentado un notable aumento en las respuestas desde el otoño de 2019 (31 %, + 9 puntos porcentuales), situándose en su nivel más alto jamás registrado en los últimos seis años.

El desempleo también ha aumentado considerablemente en importancia (28 %, + 8 puntos porcentuales), seguido del aumento de precios/inflación/coste de la vida (18 %, -2 puntos porcentuales), el medio ambiente y el cambio climático (14 %, – 6 puntos porcentuales) y la deuda pública (12 %, + 4 puntos porcentuales). Las alusiones a la inmigración (11 %, – 5 puntos porcentuales) se encuentran en su nivel más bajo en los últimos seis años.

 

  1. La situación económica actual

Desde el otoño de 2019, la proporción de europeos que consideran que la situación actual de su economía nacional es «buena» (34 %, – 13 puntos porcentuales) ha disminuido considerablemente, mientras que la proporción de encuestados que consideran que la situación es «mala» ha aumentado considerablemente (64 %, + 14 puntos porcentuales).

A nivel nacional, la mayoría de los encuestados de diez países afirma que la situación económica nacional es buena (frente a quince en otoño de 2019). La proporción de encuestados que afirman que la situación de su economía nacional es buena oscila entre el 83 % en Luxemburgo y el 9 % en Grecia.

 

  1. La pandemia de coronavirus y la opinión pública en la UE

Los europeos están divididos en cuanto a las medidas adoptadas por las instituciones de la UE para luchar contra la pandemia de coronavirus (un 45 % «satisfecho» frente a un 44 % «insatisfecho»). Sin embargo, la mayoría de los encuestados de diecinueve Estados miembros está satisfecha con las medidas adoptadas por las instituciones de la Unión Europea para luchar contra la pandemia de coronavirus. Las cifras positivas más elevadas se registran en Irlanda (71 %), Hungría, Rumanía y Polonia (todos con el 60 %). En siete países, una mayoría de encuestados responde «insatisfecho», especialmente en Luxemburgo (63 %), Italia (58 %), Grecia y Chequia (ambos 55 %) y España (52 %). En Austria, las mismas proporciones de encuestados están satisfechas e insatisfechas (47 % en ambos casos).

Sin embargo, más de seis europeos de cada diez confían en que la UE adopte las decisiones adecuadas en el futuro (62 %). Las prioridades mencionadas con más frecuencia para la respuesta de la UE a la pandemia de coronavirus son las siguientes: establecer una estrategia para hacer frente a una crisis similar en el futuro y facilitar medios financieros para encontrar un tratamiento o una vacuna (37 % cada una). El 30 % piensa que el desarrollo de una política sanitaria europea debería ser una prioridad.

Las experiencias personales de los europeos relacionadas con las medidas de confinamiento fueron muy diversas. En general, unos tres europeos de cada diez afirman que las llevaron bastante bien (31 %), mientras que una cuarta parte afirma que las llevó bastante mal (25 %). Por último, el 30 % afirma que las llevó bien y mal al mismo tiempo.

 

  1. Ámbitos políticos fundamentales

Preguntados acerca de los objetivos del Pacto Verde Europeo, los europeos siguen señalando como prioridades principales el desarrollo de energías renovables y la lucha contra los residuos plásticos así como liderar la cuestión de los productos de plástico de un solo uso. Más de un tercio cree que la principal prioridad debe ser apoyar a los agricultores de la UE (38 %) o promover la economía circular (36 %). Algo más de tres de cada diez piensan que la reducción del consumo de energía (31 %) debería ser la máxima prioridad.

El respaldo a la Unión Económica y Monetaria y al euro sigue siendo elevado, con un 75 % de los encuestados en la zona del euro a favor de la moneda única de la UE. En la EU-27 en su conjunto, el apoyo al euro ha aumentado hasta el 67 % (+ 5).

 

  1. Ciudadanía de la UE y democracia europea

Una mayoría de ciudadanos de veintiséis Estados miembros de la UE (todos menos Italia) y el 70 % en toda la UE afirman sentirse ciudadanos de la UE. A nivel nacional, los valores más elevados se observan en Irlanda y Luxemburgo (ambos con el 89 %), Polonia (83 %), Eslovaquia y Alemania (ambos con el 82 %), Lituania (81 %), Hungría, Portugal y Dinamarca (todos ellos con el 80 %).

Una mayoría de europeos (53 %) declara estar satisfecha con el funcionamiento de la democracia en la UE. La proporción de encuestados que están «insatisfechos» ha aumentado en 3 puntos porcentuales desde el otoño de 2019 hasta alcanzar el 43 %.

 

  1. Optimismo de cara al futuro de la UE

Por último, en este período turbulento, el 60 % de los europeos afirma ser optimista con respecto al futuro de la UE. Los valores más elevados en cuanto al optimismo se observan en Irlanda (81 %), Lituania y Polonia (ambos con el 75 %) y Croacia (74 %). Los niveles más bajos de optimismo se observan en Grecia (44 %) e Italia (49 %), donde el pesimismo supera al optimismo, y Francia, donde la opinión está uniformemente dividida (49 % frente a 49 %).

El «Eurobarómetro estándar de verano de 2020» (EB 93) se llevó a cabo mediante entrevistas personales y, excepcionalmente, se completó con entrevistas en línea entre el 9 de julio y el 26 de agosto de 2020, en los 27 Estados miembros de la UE, en el Reino Unido y en los países candidatos. Se realizaron 26.681 entrevistas en los 27 Estados miembros.

Más información:


El Consejo prioriza las medidas en favor de sistemas alimentarios sostenibles: Conclusiones sobre la Estrategia «De la Granja a la Mesa»

El Consejo ha adoptado unas Conclusiones sobre la Estrategia «De la Granja a la Mesa» en las que refrenda el objetivo de desarrollar un sistema alimentario europeo sostenible, desde la producción hasta el consumo. En las Conclusiones se exponen las dos vertientes del mensaje político de los Estados miembros: garantizar alimentos suficientes y asequibles, contribuyendo a la neutralidad climática de aquí a 2050 y garantizando unos ingresos justos y un firme apoyo a los productores primarios.

En sus Conclusiones, el Consejo solicita que las propuestas legislativas de la UE en el marco de la Estrategia «De la Granja a la Mesa» se fundamenten en evaluaciones de impacto previas sustentadas en una sólida base científica. Asimismo, insta a que se siga promoviendo la prudencia y la responsabilidad en el uso de plaguicidas, antimicrobianos y fertilizantes a fin de lograr la sostenibilidad de los alimentos al tiempo que se protege el medio ambiente. Además, los ministros apelan a la igualdad de condiciones en los mercados agroalimentarios competitivos y la compatibilidad con las normas de la OMC.

En las Conclusiones, los Estados miembros reconocen que los alimentos europeos ya se consideran una norma mundial en cuanto a su inocuidad, valor nutritivo y alta calidad, y hacen constar en este sentido la importancia de promover la sostenibilidad de los sistemas alimentarios a escala mundial. Con ello se conseguirían compromisos más ambiciosos por parte de países no pertenecientes a la UE en torno a la protección del medio ambiente, el uso de plaguicidas y antimicrobianos y la salud de los animales, entre otros aspectos.

La Comisión presentó la Estrategia «De la Granja a la Mesa» en mayo de 2020, subrayando que es parte integrante del Pacto Verde Europeo, por el que se establece el objetivo de un «sistema alimentario justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente». La transición al nuevo sistema alimentario estará respaldada por la reforma de la política agraria común (PAC).

Los ministros ya habían reiterado con anterioridad la importancia de incluir los objetivos y metas de la Estrategia en los futuros planes estratégicos nacionales de la PAC por medio de recomendaciones específicas por país. La Comisión ha confirmado que las recomendaciones no son jurídicamente vinculantes y que tendrá en cuenta su aplicación al aprobar los planes estratégicos nacionales.

Más información:

 

 


Sanciones y derechos humanos: hacia un marco europeo para combatir las violaciones y abusos contra los derechos humanos en todo el mundo

Como anunció la presidenta Von der Leyen en el discurso sobre el estado de la Unión, la Comisión Europea y el alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad han presentado una propuesta conjunta de Reglamento del Consejo relativo a la aplicación de medidas restrictivas (sanciones) en caso de violaciones y abusos graves de los derechos humanos en todo el mundo.

La propuesta conjunta de Reglamento del Consejo es uno de los actos jurídicos requeridos por el Consejo para proceder al establecimiento del nuevo régimen horizontal de sanciones. Complementa la Decisión del Consejo propuesta por el alto representante Borrell que, una vez adoptada por el Consejo, establecerá el régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos.

Una vez que entre en vigor, este nuevo régimen ofrecerá a la UE mayor flexibilidad para perseguir a los responsables de violaciones y abusos graves de los derechos humanos en todo el mundo, independientemente de dónde se produzcan o en quién recaiga la responsabilidad. Se prevé que el régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos consista en medidas como la inmovilización de bienes y la prohibición de viajar. En cuanto a esto último, la propuesta conjunta también confiaría a la Comisión, por primera vez, la supervisión de la aplicación de las prohibiciones de viaje.

El nuevo régimen no sustituirá a los regímenes de sanciones geográficas existentes, algunos de los cuales ya se ocupan de violaciones y abusos de los derechos humanos, por ejemplo, en Siria, Bielorrusia o Venezuela.

Estas propuestas reflejan claramente el compromiso de la UE de apoyar en todo el mundo la democracia, el Estado de Derecho, los derechos humanos y los principios del Derecho internacional. Responden al acuerdo político alcanzado por los ministros de Asuntos Exteriores de la UE en el Consejo de Asuntos Exteriores de diciembre de 2019 para avanzar en la creación de dicho régimen.

El régimen mundial de sanciones de la UE en materia de derechos humanos también es un elemento clave propuesto por el alto representante y la Comisión en el Plan de Acción para los Derechos Humanos y la Democracia 2020-2024 como parte de la Comunicación conjunta adoptada en marzo de 2020.

Los Estados miembros debatirán en el Consejo la propuesta de Reglamento del Consejo en paralelo a la propuesta de Decisión del Consejo presentada por el alto representante.

Contexto

Las sanciones de la UE contribuyen a alcanzar objetivos clave de la UE, como el mantenimiento de la paz, el refuerzo de la seguridad internacional y la consolidación y el apoyo a la democracia, el Derecho internacional y los derechos humanos. Se dirigen a aquellos cuyas acciones ponen en peligro estos valores, con el fin de reducir en la medida de lo posible las consecuencias negativas para la población civil. La UE cuenta actualmente con unos cuarenta regímenes de sanciones diferentes.

El Reglamento del Consejo es necesario para detallar las medidas del régimen de sanciones establecido por la Decisión del Consejo que puedan afectar al funcionamiento del mercado interior de la UE. Es directamente vinculante para las autoridades administrativas nacionales, así como para los agentes privados, mientras que la Decisión del Consejo es jurídicamente vinculante para los Estados miembros de la UE.

Más información:

 


EU4Health: 9.400 millones de euros de presupuesto necesarios para el nuevo programa de salud de la UE

Según los eurodiputados, para llenar las lagunas expuestas por el COVID-19 y garantizar que los sistemas de salud puedan hacer frente a futuras amenazas para la salud pública, es necesario un ambicioso programa de salud de la UE.

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria ha aprobado su informe sobre el programa de acción de la UE en el sector sanitario, el denominado«Programa EU4Health», con 74 votos a favor y 1 abstención.

Los eurodiputados quieren elevar el presupuesto del programa a 9.400 millones de euros, como propuso inicialmente la Comisión, para mejorar la promoción de la salud y hacer que los sistemas de salud sean más resistentes en toda la UE. La Covid-19 ha demostrado que la UE necesita urgentemente un ambicioso programa de salud de la UE para garantizar que los sistemas sanitarios europeos puedan hacer frente a futuras amenazas para la salud. Esto no es posible si el presupuesto se reduce a los 1.700 millones de euros propuestos por los Estados miembros.

Para alcanzar los objetivos del programa, el informe propone, entre otras cosas:

  • centrarse más en la prevención de enfermedades
  • reducir las desigualdades sanitarias
  • digitalizar la atención sanitaria a través de la creación y aplicación del Registro Europeo de La Salud
  • abordar la resistencia a la vacunación en la UE
  • reforzar la lucha de la Unión Europea contra el cáncer en sinergia con el Plan Europeo contra el Cáncer
  • prevenir y controlar enfermedades crónicas, como enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2
  • tomar medidas más específicas para abordar la escasez de medicamentos y hacer un mejor uso de los antimicrobianos, como los antibióticos
  • promover la salud abordando los riesgos para la salud, tales como el uso nocivo del alcohol y el tabaco.

Para garantizar su aplicación efectiva, los eurodiputados proponen crear un Grupo Directivo formado por expertos independientes en el ámbito de la salud pública.

Los eurodiputados también quieren aumentar la cooperación a nivel de la UE para mejorar la preparación en caso de crisis sanitaria. Piden que se refuercen los mandatos del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) y de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Próximos pasos

Se espera que el Parlamento vote este informe a más tardar durante la sesión plenaria del 11 al 12 de noviembre, tras la cual el Parlamento estará dispuesto para iniciar negociaciones con los Estados miembros para que el programa pueda aplicarse a partir de principios de 2021.

Más información:

 

 


Panel sobre el coronavirus: la respuesta de la política de cohesión de la UE a la crisis del coronavirus

La Comisión ha anunciado los primeros resultados provisionales de la aplicación de la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus (IIRC) y la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus Plus (IIRC+).

Desde el inicio de la crisis, y gracias a la flexibilidad introducida en la política de cohesión, la UE ha movilizado más de 13000 millones de euros en inversiones para hacer frente a los efectos de la pandemia por coronavirus a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), el Fondo Social Europeo (FSE) y el Fondo de Cohesión. Estos fondos han ayudado a las comunidades nacionales, regionales y locales a luchar contra el impacto socioeconómico negativo de la pandemia por coronavirus.

En total, se han reasignado 4100 millones de euros a la asistencia sanitaria para adquirir maquinaria vital y equipos de protección individual para salvar vidas. Se han movilizado 8400 millones de euros mediante la concesión de subvenciones, préstamos y una serie de instrumentos financieros personalizados para ayudar a la economía y, en particular, a las pequeñas y medianas empresas (pymes) a adaptarse a la crisis. Por último, se han canalizado alrededor de 1 400 millones de euros a través del FSE para ayudar a las personas y salvar puestos de trabajo.

A fin de garantizar la máxima transparencia y rendición de cuentas, la Comisión pone hoy en marcha una página web específica en la Plataforma de datos abiertos sobre la cohesión en la que mostrará cómo está ayudando la política de cohesión de la Unión a los Estados miembros a superar la crisis. Con actualizaciones diarias, la plataforma mostrará toda la información relativa a las modificaciones del programa, adónde se destinan los recursos y cómo se invierten. Mediante su constante actualización, cada día se obtendrá una visión más completa de la plataforma.

Contexto

La Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus (IIRC) y la Iniciativa de Inversión en Respuesta al Coronavirus Plus (IIRC+) permiten que los Estados miembros se beneficien de un aumento temporal de hasta el 100 % en la cofinanciación de la UE y empleen la financiación procedente de la política de cohesión para apoyar a los sectores más vulnerables ante la pandemia, tales como la asistencia sanitaria, las pymes y los mercados laborales.

Más información:


 

CONVOCATORIAS Y PROPUESTAS

Solución innovadora rastreo de trenes de mercancías comerciales

Programa Marco Horizonte 2020. Solución innovadora que permitirá rastrear todos los trenes de mercancías comerciales, de todas las empresas ferroviarias, cubriendo toda la red europea. Convocatoria abierta. Identificador: S2R-UTrain-Prize-01-2020. Fecha límite: 21.9.2021 | W3 Portal del Participante, 22.10.2020

 

Convocatoria de personal técnico, para la gestión de Fondos FEDER en el CDTI

Convocatoria pública, para la cobertura de diez plazas de carácter temporal de personal Técnico, para la gestión de las actuaciones del CDTI a través de Fondos FEDER. Ref.: FEDER2020. Periodo de recepción del candidaturas: del 8 al 25 de octubre de 2020 | W3 CDTI, 7.10.2020

 


 

ACTIVIDADES

Seminario sobre el deporte en el contexto de la crisis del coronavirus en la UE

Se trata de una actividad enmarcarda en las realizadas con motivo de la celebración de la Semana Europea del Deporte en Baena y que por motivos de agenda no pudo realizarse en esas fechas.

De este modo, el pasado 27 de octubre tuvo lugar, de forma telemática, el Seminario “El deporte en el contexto de la crisis causada por el coronavirus en la UE” para el que contamos con la intervención de María de Nova Pozuelo, Directora General de Promoción Deportiva, Hábitos Saludables y Tejido Deportivo de la Junta de Andalucía, y en el que participaron varias clases los Ciclos Formativos de Acondicionamiento Físico y de Educación y Animación Sociodeportiva.

Al igual que el resto de actividades de la #SEDBaena se organizó en colaboración con la Delegación de Deportes del Excmo. Ayuntamiento de Baena.

 

Cierre de la campaña informativa sobre la Política de Cohesión de la UE

El Europe Direct de ADEGUA concluyó su proyecto sobre la Política de Cohesión de la Unión Europea con un acto en el IES Luis Carrillo de Sotomayor de Baena.

En el marco de la colaboración con la Dirección General de Política Regional y Urbana de la Comisión Europea, el Centro Europe Direct de ADEGUA ha llevado a cabo esta iniciativa que ha incluido programas de radio y colaboraciones con ayuntamientos y centros educativos de la provincia.

En concreto, a lo largo del proyecto han tenido lugar tres programas de radio centrados en explicar las Políticas de Cohesión de un modo cercano a las realidades locales y mirando hacia el futuro. Para ello se ha invitado a responsables municipales, a jóvenes y a directores y profesores de las distintas comunidades educativas locales a estos programas, que han tenido la forma de entrevistas seguidas por un concurso de preguntas sobre la Política de Cohesión europea. La alcaldesa de Villanueva de Córdoba Dolores Sánchez, Tomás Castro director del IES La Jara de esta localidad, el concejal de Educación y Desarrollo Económico de Puente Genil José Antonio Cruz, Mayte Oteros profesora del IES Juan de la Cierva y el Teniente de Alcalde de Baena y presidente de ADEGUA Ramón Martín junto con la profesora del IES Luis Carrillo de Sotomayor Dolores Arrebola han acompañado a 18 chicas y chicos de entre 15 y 17 años en los distintos programas realizados en emisoras de la SER y Onda Cero.

A ello se ha sumado en cada ocasión un acto de cierre y entrega de regalos a los centros y participantes que en el caso de Baena por ser el último pondrá también fin a esta acción dirigida a hacer a la ciudadanía consciente de la presencia directa, positiva y tangible de las políticas europeas en nuestras localidades.

En el acto, realizado el pasado 9 de octubre respetando todos los protocolos por el Covid-19, participaron el Presidente de ADEGUA, el director del IES Luis Carrillo y profesores del Departamento de Historia de este centro educativo junto con los jóvenes ganadores del concurso.

Share via
Copy link
Powered by Social Snap